Alto Rendimiento: Mentoring

“Si vas a emprender viaje hacia Ítaca, pide que tu camino sea largo y rico en aventuras y experiencias” Konstantinos Kavafis.

Con menos de 20 años Alejandro Magno se convirtió en rey tras el asesinato de su padre, Filipo, y, más tarde, emprendió una campaña militar que liberó las ciudades griegas de Asia Menor, en manos del Imperio Persa. Después conquistó Egipto, Persia y parte de la India, todo antes de su muerte a la temprana edad de 33 años.

Pero antes, en el año 342 a. C., Filipo encomendó a Aristóteles la educación de Alejandro, de 14 años, lo que marcaría el carácter y la vida tanto del joven príncipe como del conocido filósofo.

‘El aprendizaje se llevaba a cabo al aire libre, en donde el joven Alejandro recibió lecciones de política, ética y retórica durante tres años, junto a hijos de los nobles macedonios -Ptolomeo, Leonato y Hefestión-, que serían los grandes generales que le acompañaron en su expedición’.

Desde la época de los griegos y romanos, el Mentor tuvo una importancia fundamental como guía y acompañante de quienes serían protagonistas de la historia. 
Aristóteles fue el mentor de Alejandro Magno quien fue profundamente influido por su maestro.

Mentor, de quien se toma el nombre de Mentor, lo fue de Telémaco, hijo de Ulises, a quien acompañó desde temprana edad enseñándole todo tipo de artes y ciencias que más tarde le permitirían alcanzar el trono y suceder a su padre.

Un Mentor se enfoca en el aprendizaje de la persona y en los distintos saberes que requiere para vivir. No es solo un consultor que tiene herramientas empresariales para que la persona tenga logros profesionales, ni un psicólogo que le ayuda a entender lo que le aqueja, sino que es quien tiene conocimientos múltiples y los usa para ayudar a que la persona logre múltiples saberes y que los aplique en su vida diaria, logrando así un cambio primero en el ser y luego un aprendizaje significativo que es acción con comprensión.

Los Mentores tienen una mirada holística y amplia de las distintas áreas que componen la vida de un ser humano, por lo que trabajamos en el área física, emocional, laboral, financiera, relacional y de trascendencia.