Enciende la luz de tu vida

26 Posted by - 15 abril, 2014 - Blog, Emociones, esperanza y cambios, Mente, Motivación

Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados.
Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite.
Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta.
Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso?
En realidad, ¿quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo.
El hecho de jugar a ser pequeño no sirve al mundo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.
Nacemos para hacer manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros.
No solamente algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.

Marianne Williamson.- Discurso de Inauguración Presidencial de Nelsón Mandela. Ciudad del Cabo. 09.Mayo.1994.

A Donde llega la luz desaparece la oscuridad. El mal no debe ser combatido con mal, ya que el mal no puede ser destruido, sino por el contrario transmutado para convertirlo en bien. Lo que llamamos “el mal” no es más que el egoísmo extremo e inconsciente. Es una energía, una energía egoísta que impulsa al instinto de la supervivencia, pero que debe ser equilibrado con la consciencia amorosa y ecológica para alcanzar el bien común.

Hay que restarle un poco de energía al egoísmo y a la fuerza del mal fortaleciendo la causa del amor. Encendamos nuestra vela y vayamos encendiendo una a una la de los demás, y así en muy poco tiempo iluminaremos en la oscuridad. Seamos los faros en esta tormenta. Seamos guías para aquellos que navegan a ciegas, que en su afán por sobrevivir en una circunstancia tan difícil, ya no saben discernir y han perdido el rumbo.

Trabajemos todos para todos, las causas egoístas no tienen futuro, en cambio si aumentamos las riquezas del planeta y permitimos a todos el acceso a ellas, todos seremos ricos. Ricos en espíritu, ricos en amor, ricos en disfrute-recuerda que rico es el que menos necesita para ser feliz- Nunca como hoy se habían dado las condiciones para que todos seamos ricos.

Dejemos a un lado las miserias, los egoísmos y el miedo, y bebamos en la fuente de la abundancia, del amor y la equidad.

No comments

Leave a reply