La Pesca de Salmón en Yemen

16 Posted by - 15 septiembre, 2014 - Blog, Cambio, Emociones, esperanza y cambios, Éxito, felicidad, Mente, Motivación

Curioso título para un libro y posterior película que me encanta!. Confieso que no he leído el libro pero la película la habré visto un pequeño puñado de veces y siempre me pasa lo mismo, me transmite mucha paz y como hablaba con una amiga el viernes pasado, se dibuja una sonrisa en mis labios mientras la veo. Es de esas películas que encierran un montón de metáforas, señales y mensajes de una forma suave, como la corriente del río que fluye. Una película que te invita a soñar, porque, en definitiva, cuenta la historia de una visión, de un sueño, que con paciencia, perseverancia y fe, llega a hacerse realidad, aún cuando todo el mundo alrededor piensa que es una idea estúpida y disparatada.

Cuántas veces has tenido un sueño,  una idea y al exponerla ante tu círculo más cercano te han tachado de loco, de estar en las nubes, de vivir de fantasías y no vivir en el mundo real…cuántas?? Sorprende ver que la mayoría de las personas se han instalado en la mediocridad, que no son capaces de creer en nada, de soñar con nada, que aceptan su vida tal y como llega, sin crear nada de lo que desean para ellos y por consiguiente tampoco para ti, por eso, te harán desistir de tus sueños. Pues esta película habla de eso, de crear algo que uno desea, de que los sueños no son imposibles, que tan sólo lo son en nuestra mente, porque es ahí donde residen nuestros límites en forma de creencias auto impuestas y en nuestro cerebro, que una y otra vez,  nos hace actuar en automático, con patrones heredados.

Muchos de nuestros sueños parecen al principio imposibles, luego pueden parecer improbables, y luego, cuando nos comprometemos firmemente, se vuelven inevitables” Christopher Reeve.

Creer es Crear y ahí puede ocurrir cualquier cosa en la que creas, en la que tengas fe. Todos los hombres que han destacado en la historia y han tenido éxito es porque creían en un sueño, en mejorar el mundo o la parcela que les tocaba,  en dejar huella, en recorrer la milla extra que te instala en la excelencia, en dejar un legado para la humanidad. Y cada uno lo hizo a su manera, pero en todos hay un elemento común y es la fe en su sueño, en creer que lo podían lograr, que sin importar el tiempo o los fracasos durante el camino (forman parte del proceso) el sueño llegaría. Y en el camino, involucran a más personas que como ellos, también se sienten atraídos por ese sueño y acaban siendo piezas fundamentales del mismo.

Como ocurre en esta película. El papel que interpreta Ewan McGregor, el Doctor Alfred, un científico totalmente racional, estructura pura (se ve en la ropa que utiliza, su peinado, el sándwich que lleva cada día a la oficina, la relación con su mujer, etc.) hasta que un día llega el proyecto de la pesca del Salmón en Yemen y lo que comienza con incredulidad y escepticismo, se convierte en pasión, devoción y fe. El Dr. Alfred sufre una transformación que, al igual que los salmones remontando la corriente, en él se refleja en una escena sobre el puente de Londres, que, de repente, siente el sueño, algo dentro de él se despierta y se da la vuelta, yendo a contracorriente de todas las personas que están atravesando el puente en ese momento.

Y yo te pregunto: ¿Cuántas veces te conformas con la mediocridad en tu vida? ¿Cuántas veces sabes que puedes hacer algo más, recorrer esa milla extra y no lo haces? ¿Estás trabajando por tus sueños? ¿Lo que estás haciendo hoy, te acerca dónde quieres estar mañana? ¿Cómo te ves de aquí a cinco años? ¿Y dentro de 10 años?

“¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?” (Helen Keller)

La historia de la Humanidad está llena de descubrimientos que, en un principio, parecían imposibles, hasta que alguien demostró que no lo eran. Esta bella película de humor elegante e incisivo, es una mirada irónica sobre la fragilidad de nuestras convicciones y el poder estimulante de la fe, que puede hacer que cualquier sueño,  por disparatado que parezca en un principio, pueda llevarse a cabo…..¿ o quién pensaba que sería posible pescar salmones en Yemen? ¿o quién pensaba que un hombre se podía lanzar desde la estratosfera a más de treinta y siete mil metros de altura y llegaría vivo a la tierra?

Lo que demuestra, una vez más, que los límites están en nuestra mente y nosotros mismos somos nuestros mayores obstáculos.

¿Qué hábito vas a instaurar en estos días que te acerque más a lo que para ti es vivir una vida extraordinaria? No te conformes con lo que la sociedad dicta o dice que es correcto o hay que hacer, busca tu verdad, tu libertad, tu sueño, lo que te haga expresarte y ve tras ello, normalmente, a los que tildan de locos, son los que, a la postre, acaban cambiando el mundo porque son capaces de desafiar lo establecido y cambiar las reglas del juego.

Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo.” (Ludwig van Beethoven)

Feliz pesca!! 🙂

 

No comments

Leave a reply