Resiliencia. El Arte de Rehacerse

18 Posted by - 23 enero, 2015 - aceptación y cambios, Blog, Emociones, Éxito, liderazgo empresarial coaching, Liderazgo en Empresa, Motivación

¿Por qué ante una situación de crisis….algunos sobreviven y otros sucumben?

¿Predisposición genética?

¿Desarrollo neuronal?

¿Cómo podemos definir el concepto de resiliencia?

Sí  atendemos a varias disciplinas, podemos definirlo como:

En Ingeniería, la resiliencia de un material es la capacidad de absorber energía antes de comenzar a deformarse plásticamente.

Para la traumatología es la capacidad del tejido óseo de crecer en sentido correcto después de una fractura.

La palabra resiliencia, del latín RESILERE, significa comprimirse o rebotar como un muelle.

En la psicología clásica está muy relacionada con la capacidad de recuperación ante crisis emocionales.

Para la psicología positiva es la capacidad de recuperación y de crecimiento postraumático.

Según la Neurociencia, la resiliencia es la capacidad de afrontar una situación adversa, superarla y salir fortalecido.

Podríamos resumir resiliencia como el resultado interactivo entre las capacidades del individuo y las características del entorno.

Según la OMS, estamos ante una epidemia mundial de estrés y ansiedad, un problema que conlleva coste económico.

–          Es la causa principal de baja laboral

–          La salud psicológica es responsable del 11% del consumo de recursos

–          El 80% de los trabajadores padece o ha padecido síntomas de estrés (encuesta Gallup) que representa un 20% de bajas laborales.

–          El 46,5% se debe a costes indirectos (pérdidas de productividad o la incapacidad temporal para trabajar)

–          El 53,5% corresponde a costes directos (tratamientos farmacológicos, ingresos).

–          El coste total de la depresión en España asciende a más de 745 millones de euros anuales.

Ante lo abrumador de estos datos, la buena noticia es que PODEMOS DESARROLLAR la RESILIENCIA!

El descubrimiento que nuestro cerebro tiene plasticidad neuronal y puede ser modelado creando nuevas redes neuronales, que nos permiten adaptarnos a los cambios, nos habla de que podemos y debemos entrenar y preparar nuestro cerebro. Aprender significa crear nuevas conexiones sinápticas que cambian el cableado cerebral. Aprender, registrar nuevas experiencias y mantener un estado de ser en construcción, permite evolucionar y hacer mejor las cosas.

Para crear redes neuronales, como rutas efectivas hacia el éxito conviene recordar a Séneca que decíaNo existen vientos favorables para el que no sabe a dónde quiere llegar”.

Paralelamente a esto, debemos trabajar el concepto de resiliencia enfocándonos en el desarrollo de nuestras fortalezas. Una persona resiliente está preparada para hacer frente a los cambios e incertidumbres futuras y consigue la mejor versión de sí misma. La neurociencia demuestra de forma contundente que la resiliencia es una respuesta cerebral adaptada y su desarrollo indica un ajuste psicológico sano frente a la adversidad.

Estamos ante un cambio de Era profundo, en el que la incertidumbre va a ser nuestro día a día. Sí no nos sentimos cómodos en el NO SÉ,  lo pasaremos mal. En el NO SABER tenemos que encontrar la inspiración. Contamos con un cerebro excepcional que nos ayuda a conocer la realidad profunda de las cosasCooperemos con nuestro cerebro y trabajemos la resiliencia para creer en nosotros mismos y en nuestras posibilidades.

A nivel de organizaciones, donde las personas son parte fundamental y pieza vital de las mismas, tenemos que tener claro que la resiliencia es parte significativa del capital psicológico de una organización. Es la capacidad crítica para actuar con éxito en entornos continuados de incertidumbre y cambio.

La resiliencia organizativa es una capacidad colectiva y articulada que permite estar preparado para aprovechar conflictos, debilidades y amenazas como fuente de oportunidad y desarrollo, aprendiendo del proceso de cambio y saliendo fortalecido de la experiencia. Es transformar una adversidad en una oportunidad.

La resiliencia es determinante en el éxito continuado de las organizaciones, cuyo entorno cambiante requiere de las empresas la capacidad de adaptación constante, aprovechando las oportunidades que surgen para posicionarse como líderes en el mercado.

Las 7 características de la Resiliencia:

* Es una capacidad que puede ser promovida, desarrollada y enriquecida de acuerdo a las necesidades del entorno

Potencia el desarrollo de las personas y de las organizaciones sometidas a severos cambios sociales o del entorno laboral

* Mantiene la eficacia personal y organizativa bajo condiciones difíciles

 * Desarrolla la energía y vitalidad que las tensiones de larga duración exigen a las personas

 * Motiva e incrementa el compromiso de los equipos humanos a lo largo de los procesos de cambio

* Los líderes resilientes consiguen equipos de alto rendimiento sin sufrimiento de las personas porque generan la confianza en ellas mismas

* Capacita y potencia a los líderes sociales, organizativos y empresariales para dirigir en condiciones adversas o cambiantes.

Superar la adversidad es la asignatura pendiente del siglo XXI. Todos a lo largo de nuestra vida nos enfrentaremos a situaciones traumáticas ¿Cómo afrontarlas en positivo? ¿Cómo desarrollar una respuesta resiliente?

Debemos sobreponernos a las dificultades, aprender de nuestros errores, superar los obstáculos y salir fortalecidos de nuestras propias experiencias. El desarrollo de la resiliencia aporta una nueva mirada esperanzadora y positiva.

«Los tiempos que vivimos son para las personas resilientes. No son las políticas las que nos van a sacar de la situación actual, sino aquellos que sean capaces de estar por encima de la crisis. La causa es humana y no económica, y la solución también».

Fuentes: Libro: “Resiliencia. Gestión del Naufragio” – Instituto Español de Resiliencia – Cómo crear nuevas redes neuronales por Horacio Krell.

 

 

 

No comments

Leave a reply