Gestión del Cambio

“El Cambio es lo único en el Universo que no cambia” I Ching.- (Libro de las Mutaciones o de los Cambios. Hacia 3.000 a.c.. El libro más antiguo que conocemos).
Es importante gestionar tanto el cambio organizacional como el cambio personal. Todo cambio implica una gestión de las emociones, ya que estas tienen un impacto real tanto en el plano profesional como en el personal.

En el plano profesional hemos jugado durante mucho tiempo con la ficción de que las emociones deben dejarse de lado en cuanto a su expresión y apariencia pero en la realidad, sí analizamos a fondo cualquier decisión que tomamos, encontramos siempre una base fuertemente emocional.

La racionalidad es el modo en el que justificamos decisiones que hemos tomado previamente por criterios básicamente emocionales.

Las emociones fluyen fundamentalmente en entornos de cambio, en contextos de crisis. En entornos más estables las emociones permanecen más atenuadas.

Las reacciones más características ante un proceso de cambio y sobre las que H2O trabaja son:

1.- Fase de Incredulidad.- No lo acepto, no lo reconozco.
2.- Fase de Comprobación.- Interna y Externa.
3.- Miedo.- El miedo nos prepara para la acción y nos estimula.
4.- Aprendizaje
5.- Organización

En H2O, trabajamos fundamentalmente gestionando el mar de emociones y el manejo de la información que se producen cuando existen cambios en las corporaciones. El objetivo es convertir a los empleados en los destinatarios privilegiados del cambio que se va a producir y mimar a las personas que van a ser afectadas por ese cambio.