Amar es liberarse del miedo

3 Posted by - 24 junio, 2013 - Amor

He leído esta carta de San Pablo a los Corintios en varias bodas de familiares y amigos y tengo que confesar que me encanta! Es un himno al Amor en toda regla y en los tiempos que atravesamos, hace falta que seamos capaces de trascender  y liberarnos de nuestro miedo a través del amor. Hace falta que aprendamos a relacionarnos desde patrones de amor y no desde patrones de miedo como ocurre hasta ahora. Cada uno tenemos una historia, un pasado, unas circunstancias que nos han llevado a donde estamos, no juzguemos porque no tenemos los zapatos de esa persona para saber qué ha vivido…..

Os comparto la lectura:

“Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas”.

El Amor es la ausencia total de miedo. El Amor no cuestiona nada. Su estado natural es uno de extensión y expansión, no uno de comparación y medida. El Amor, pues, es lo único que realmente tiene valor, mientras que el miedo no puede ofrecernos nada, puesto que no es nada.

Si bien el Amor es siempre lo que realmente anhelamos, con frecuencia tenemos miedo de él sin saberlo, y, debido a ello, nos hacemos los sordos y los ciegos en su presencia. Sin embargo, cuando hacemos un esfuerzo por liberarnos de nuestros temores y nos ayudamos mutuamente con este fin, comenzamos a experimentar una transformación personal y a ver más allá de la realidad tal como la definen nuestros sentidos. Ello nos permite alcanzar un estado de lucidez en el que descubrimos que todas las mentes están unidas, que todos compartimos un Ser común y que, de hecho, lo único que es real es el Amor y la paz interior.

Cuando aceptamos al Amor como nuestra única realidad, podemos considerar que la salud y la plenitud son el equivalente de la paz interior, y la curación el equivalente de habernos liberado del miedo. Amar, pues, es liberarnos del miedo.

No comments

Leave a reply