La Búsqueda de lo simple

17 Posted by - 10 febrero, 2014 - Blog

Este es uno de mis mantras: tener un foco y buscar lo simple. Lo simple puede ser más duro que lo complejo: para conseguirlo es un trabajo duro que implica pensar con claridad. Pero vale la pena, una vez que lo lograste puedes mover montañas” Steve Jobs.

Steve Jobs pronunció estas palabras en 1998 y no puedo estar más de acuerdo. Nuestra auténtica búsqueda se centra en encontrar lo simple de la vida, en conectar con nosotros mismos, con lo simple. La simplicidad en la que una gota de agua se convierte en un copo, porque esa gota de agua se permite ser congelada. Ahí es donde el ser humano se complica, porque no se permite ser simple, no se permite dar, siempre se está esperando algo, siempre hay expectativa con respecto a algo o a alguien y eso es lo que no  nos permite ser felices. Sí somos conscientes de que damos es porque tenemos, cuando yo amo, me siento amado.

Por eso es fundamental tener un grado de expectativa cero o no expectativa y una presencia máxima para permitir conectar con tu simple esencia. Ser consciente de que no necesitamos nada, concebir esa posibilidad por un momento y permitírmela.

Apuramos los ciclos. Demoramos lo urgente. Complicamos lo sencillo. Entorpecemos lo fácil. Y olvidamos valores para vivir con sustitutos. ¿Por qué? Tal vez, porque desatendimos la belleza de lo simple. La naturaleza nos lo muestra a diario. Una nube, un río, una flor….no necesitan sofisticaciones y pretender algo que no son, cada día muestran su máximo esplendor desde su simplicidad, porque ser auténtico es ser simple. Y ser simple es ser bello.

Lo más gratificante para compartir asoma en la simpleza de una mirada, una sonrisa, un palabra grata. Ahí está el secreto de la atracción, del magnetismo, no en los oropeles de la falsa vestidura ni en la música estrepitosa con que envolvemos nuestros discursos sin contenido.

Miremos la vida con más inteligencia y generosidad. Todo es más sencillo. Encontraremos lo que no vemos. Y entonces, despojados de todo artificio y expectativa, podremos llegar a la belleza de lo simple. El aroma de la verdad emanará de nuestro corazón. Y así nos permitiremos dar y no esperar desde una presencia y un amor sin condiciones.

 

 

No comments

Leave a reply